marzo 28, 2019

Principios Summerhill

Los principios Summerhill son las normas e ideas fundamentales que rigen el pensamiento, la conducta y la educación en esta institución.

Es esencial que los niños crezcan con principios sólidos, claros y humanitarios para que en un futuro se conviertan en adultos libres, capaces de crear un mundo mejor para todos.

  1. Trabajar con entusiasmo para generar experiencias positivas en los niños y personal del colegio.
  2. La educación es intelectual y afectiva. Nos conducimos con la firme convicción de que los niños son seres bondadosos y ausentes de malicia.
  3. Las relaciones interpersonales entre los miembros de la comunidad Summerhill está basada en el respeto constante. Primero el diálogo abierto y la tolerancia que los prejuicios morales.
  4. Buscar cotidianamente y en cada una de nuestras acciones desarrollar y fortalecer el SER antes que el hacer y el tener.
  5. Ante las circunstancias adversas, debe dominar la reflexión y la apertura al cambio, asumiendo las dificultades como una oportunidad (resilencia).
  6. Impulsar el arte para fomentar la percepción y el pensamiento crítico, así como la conciencia social, personal y colectiva.
  7. Estimular la creatividad y dar significado a la relación entre el niño y su entorno, para que tenga la libertad de descubrirlo por sí mismo, sin imponer los conceptos adultos sobre lo que es importante o bueno.
  8. No dar tanta importancia a los libros, sino a despertar la motivación del aprendizaje en los niños y brindarles las herramientas necesarias para desarrollarse en la vida cotidiana.
  9. Fomentar el interés por las artes, el deporte y el cuidado del medio ambiente.
  10. La medida principal del progreso es tener cada vez mayor matrícula de niños; que los niños sean felices y obtengan aprendizajes significativos constantemente.
  11. Los directivos del colegio y el personal docente y administrativo trabajamos de forma colaborativa durante cada ciclo escolar, con el fin de brindar el apoyo que los alumnos necesitan para crecer como seres íntegros.
  12. Respetar incondicionalmente la vida y la libertad. Educar para la paz y la sana convivencia, fomentando la creación de vínculos de amistad y solidaridad sin importar raza, edad, sexo, profesión, educación o nivel económico.